Our Health Library

Bone Scan

What is a bone scan?

A bone scan is a radiology procedure used to look at the skeleton. It is done to find areas of physical and chemical changes in bone. A bone scan may also be used to see if treatment of certain conditions is working.

A bone scan is a type of nuclear radiology procedure. This means that a tiny amount of a radioactive substance is used during the scan to assist in the examination of the bones. The radioactive substance, called a radionuclide, or radioactive tracer, may either be increased or decreased in abnormal areas of bone.

The radionuclide gives off a type of radiation, called gamma radiation. The gamma radiation is detected by a scanner. This processes the information into a picture of the bones.

The areas where the radionuclide collects are called "hot spots." They may be a sign of conditions such as cancerous bone tumors and metastatic bone cancer. This is cancer that has spread from another site, such as the lungs, to the bones. Other conditions include those related to the bone. These include bone infection and bone injury not seen on regular X-rays.

Why might I need a bone scan?

Bone scans are most commonly used to look for the spread of cancer. The bone surrounding the cancer will appear as a hot spot on a bone scan. This is due to increased bone activity in the area of the cancer cells. Bone scans may also be used to see how much cancer there is before and after treatment in order to see if the treatment is working.

Other reasons for doing a bone scan may include:

  • To assess for bone injury or damage when regular X-rays do not show the problem
  • To find fractures that are hard to locate
  • To determine the age of fractures
  • To detect and/or assess bone infection (called osteomyelitis)
  • To look for the cause of unexplained bone pain
  • To detect and evaluate conditions such as:
    • Arthritis
    • Benign (noncancerous) bone tumors
    • Paget disease (a bone disorder, usually happening in people over age 50, in which there is chronic inflammation of the bones, leading to thickening and softening of the bones, and curving of the long bones)
    • Avascular necrosis (death of bone tissue not due to infection)

There may be other reasons for your healthcare provider to recommend a bone scan.

What are the risks of a bone scan?

The amount of the radionuclide injected into your vein for the procedure is small enough that there is no need for precautions against radioactive exposure. The injection of the tracer may cause some slight discomfort. Allergic reactions to the tracer are rare, but may happen.

If you are allergic to or sensitive to medicines, contrast dyes, or latex, be sure to tell your healthcare provider.

If you are pregnant or think you might be, tell your healthcare provider before the procedure.

If you are breastfeeding, tell your healthcare provider before the procedure.

There may be other risks depending on your specific medical condition. Be certain your healthcare provider knows about all of your medical conditions before the procedure.

How do I get ready for a bone scan?

  • Your healthcare provider will explain the procedure to you and you can ask questions. Make a list of questions and any concerns to discuss with your healthcare provider before the procedure. Consider bringing a family member or trusted friend to the medical appointment to help you remember your questions and concerns and to take notes.  
  • You will be asked to sign a consent form that gives your permission to do the test. Read the form carefully and ask questions if anything is not clear.
  • Generally, no prior preparation, such as not eating or not taking medicine, is needed before a bone scan.
  • Be sure to tell your healthcare provider, the radiologist, or the technologist if you are allergic to or sensitive to medicines, contrast dyes, and/or iodine.
  • Tell your healthcare provider if you are pregnant or think you may be.
  • Tell your healthcare provider if you are breastfeeding.
  • Make sure your healthcare provider has a list of all medicines (prescribed and over-the-counter) and all herbs, vitamins, and supplements that you are taking.
  • Based on your medical condition, your healthcare provider may give you other instructions on what to do before the bone scan.

What happens during a bone scan?

A bone scan may be done on an outpatient basis or as part of your stay in a hospital. Procedures may vary depending on your condition and your healthcare provider's practices.

Generally, a bone scan follows this process:

  1. You will be asked to remove any clothing, jewelry, or other objects that may get in the way of the scan. A bracelet with your name and an identification number may be put on your wrist. You may get a second bracelet if you have allergies.
  2. If you are asked to remove your clothing, you will be given a gown to wear.
  3. An intravenous (IV) line will be started in your hand or arm for injection of the radioactive tracer.
  4. The tracer will be injected into your vein. The tracer will be allowed to collect in the bone tissue for a period of 1 to 3 hours. You may be allowed to walk around or even leave the facility during this time. You will not be hazardous to other people, as the tracer gives off less radiation than a standard X-ray.
  5. During the waiting period, you will need to drink several glasses of water (4 to 6 glasses) to help flush out any tracer that does not collect in the bone tissue.
  6. If your bone scan is being done to look for bone infection, a set of scans may be done right after the injection of the tracer. Another set of scans will be done after the tracer has been allowed to collect in the bone tissue.
  7. When the tracer has been allowed to collect in the bone tissue for the right amount of time, you will be asked to empty your bladder. This is because a full bladder can distort the bones of the pelvis, and may become uncomfortable during the scan. This may take up to an hour to complete.
  8. You will be asked to lie still on a padded scanning table. Any movement may affect the quality of the scan.
  9. The scanner will move slowly over and around you several times as it detects the gamma rays given off by the tracer in the bone tissue.
  10. You may be repositioned during the scan in order to get certain views of the bones.
  11. When the scan has been completed, the IV line will be removed.

While the bone scan itself causes no pain, having to lie still for the length of the procedure might be uncomfortable, particularly if you have recently had surgery or an injury. The technologist will use all possible comfort measures and complete the procedure as quickly as possible to reduce any discomfort or pain.

What happens after a bone scan?

Move slowly when getting up from the scanner table to avoid any dizziness or lightheadedness.

You will be instructed to drink plenty of fluids and empty your bladder often for 24 to 48 hours after the scan. This will help flush the remaining tracer from your body.

The IV site will be checked for any signs of redness or swelling. If you notice any pain, redness, and/or swelling at the IV site after you go home, you should tell your healthcare provider. This may be a sign of infection or other type of reaction.

You should not have any other radionuclide procedures for the next 24 to 48 hours after your bone scan.

You may go back to your usual diet and activities, unless your healthcare provider tells you differently.

Your healthcare provider may give you other instructions after the procedure, depending on your particular situation.

 

Next steps

Before you agree to the test or the procedure make sure you know:

  • The name of the test or procedure
  • The reason you are having the test or procedure
  • What results to expect and what they mean
  • The risks and benefits of the test or procedure
  • What the possible side effects or complications are
  • When and where you are to have the test or procedure
  • Who will do the test or procedure and what that person’s qualifications are
  • What would happen if you did not have the test or procedure
  • Any alternative tests or procedures to think about
  • When and how will you get the results
  • Who to call after the test or procedure if you have questions or problems
  • How much will you have to pay for the test or procedure

Bone Scan

¿Qué es una gammagrafía ósea?

Una gammagrafía ósea es una exploración radiológica usada para observar el esqueleto. Se realiza para encontrar zonas de cambios físicos y químicos en el hueso. También se puede usar una gammagrafía ósea para comprobar si el tratamiento de ciertas afecciones está dando resultado.

Una gammagrafía ósea es un tipo de procedimiento de medicina nuclear. Esto significa que durante el procedimiento se utiliza una pequeña cantidad de sustancia radiactiva para ayudar a examinar los huesos. La sustancia radiactiva, llamada radionúclido, o marcador radiactivo, se acumula en las zonas de hueso anormal.

El radionúclido libera un tipo de radiación llamada gamma. Un escáner detecta esa radiación gamma y procesa la información generando una imagen de los huesos.

Las zonas en donde se acumula el radionúclido se conocen como los “puntos calientes” (positivos).Pueden ser un signo de afecciones tales como tumores cancerosos de hueso y cáncer de hueso metastásico. Este último es un cáncer que se extendió desde otro lugar, como los pulmones, hasta llegar a los huesos. Otras afecciones incluyen aquellas relacionadas con los huesos, como infección y lesión ósea que no se puede detectar con radiografías comunes.

¿Por qué podría necesitar una gammagrafía ósea?

Esta gammagrafía se usa con mayor frecuencia para observar si se ha extendido un cáncer. El hueso que rodea el cáncer aparecerá como un punto problemático en la gammagrafía ósea. Esto se debe a un aumento de la actividad ósea en la zona donde están las células cancerosas. Las exploraciones óseas también se pueden usar para observar la cantidad de cáncer antes y después de un tratamiento con el fin de comprobar si está funcionando.

Otros motivos para realizar una exploración ósea pueden incluir:

  • Evaluar una lesión o daño al hueso cuando las radiografías comunes no muestran el problema.
  • Buscar fracturas que son difíciles de localizar.
  • Determinar la antigüedad de fracturas.
  • Detectar y/o evaluar infecciones óseas (llamadas osteomielitis).
  • Investigar la causa de un dolor de huesos que no tiene explicación.
  • Para detectar afecciones como, por ejemplo:
    • Artritis
    • Tumores de hueso benignos (no cancerosos)
    • Enfermedad de Paget (un trastorno de los huesos, que generalmente se presenta en personas mayores de 50 años de edad, que implica la inflamación crónica de los huesos, lo que lleva a un engrosamiento y ablandamiento de los huesos, y a que se curven los huesos largos)
    • Necrosis avascular (muerte de tejido óseo que no se debe a una infección)

Es posible que haya otras razones para que su proveedor de atención médica le recomiende realizarse una gammagrafía ósea.

¿Cuáles son los riesgos de una gammagrafía ósea?

La cantidad del radionúclido inyectado en su vena para el procedimiento es lo suficientemente pequeña como para que no haya necesidad de tomar precauciones contra la exposición a radiactividad. La inyección del trazador puede causar una ligera molestia. Es poco frecuente que se presenten reacciones alérgicas al trazador, pero pueden ocurrir.

Si tiene alergia o sensibilidad a algún medicamento, tintura de contraste o al látex, recuerde avisarle a su proveedor de atención médica.

Si está embarazada o cree que podría estarlo, informe a su proveedor de atención médica antes del procedimiento.

Si está amamantando, informe a su proveedor de antes del procedimiento.

Es posible que existan otros riesgos según su afección específica. Antes del procedimiento, dígale a su proveedor de atención médica todos los problemas de salud que tenga.

¿Cómo me preparo para una gammagrafía ósea?

  • Su proveedor de atención médica le explicará el procedimiento y usted podrá hacer preguntas. Haga una lista con sus preguntas y preocupaciones para conversar con su proveedor de atención médica antes del procedimiento. Piense en la posibilidad de llevar a un familiar o amigo de su confianza a la cita médica para que le ayude a recordar sus preguntas y dudas, y para que tome notas.  
  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento mediante el que autoriza la realización de la prueba. Lea el formulario atentamente y haga las preguntas que necesite si algo no está claro.
  • Generalmente no se necesita preparación, como dejar de comer o suspender medicamentos, antes de una gammagrafía ósea.
  • Recuerde avisar a su proveedor de atención médica, al radiólogo o al tecnólogo si tiene alergia o es sensible a medicamentos, tinturas de contraste y/o al yodo.
  • Informe a su proveedor si está o cree que puede estar embarazada.
  • Diga a su proveedor de atención médica si está amamantando.
  • Asegúrese de que su proveedor tenga una lista de todos los medicamentos (recetados y de venta libre) y todas las hierbas, las vitaminas y los suplementos que usted está tomando.
  • Según su afección, es posible que su proveedor de atención médica le dé otras instrucciones sobre qué hacer antes de la gammagrafía ósea.

¿Qué sucede durante una gammagrafía ósea?

Una gammagrafía ósea se puede hacer en forma ambulatoria o durante su internación en un hospital.Los procedimientos pueden variar según su afección y la forma de trabajo de su proveedor de atención médica.

Por lo general, una gammagrafía ósea sigue este proceso:

  1. Se le pedirá que se quite la ropa, las joyas u otros objetos que puedan dificultar el procedimiento de gammagrafía. Es posible que le coloquen en su muñeca un brazalete con su nombre y un número de identificación. Probablemente le coloquen un segundo brazalete si tiene alguna alergia.
  2. Si le piden que se quite la ropa, le entregarán una bata para que se ponga.
  3. Se le colocará una línea intravenosa (IV) en su mano o brazo para inyectarle el trazador radiactivo.
  4. Este se inyectará en su vena y se le dará un tiempo de una a tres horas para que se acumule en el tejido óseo. Es posible que a usted se le permita dar una caminata o hasta dejar el centro médico durante ese tiempo. Usted no representará un peligro para otras personas, ya que el marcador emite menos radiación que una radiografía común.
  5. Durante esa espera, usted tendrá que beber varios vasos de agua (de cuatro a seis) para ayudar a eliminar cualquier cantidad de trazador que no se acumule en el tejido de los huesos.
  6. Si la gammagrafía ósea se está realizando para buscar una infección en huesos, es posible que se haga un conjunto de exploraciones justo después de inyectar el trazador. Se tomará otro grupo de exploraciones después de darle tiempo al trazador para acumularse en el tejido óseo.
  7. Cuando el trazador haya tenido tiempo suficiente para acumularse en los tejidos óseos, se le pedirá que vacíe su vejiga. Esto se hace porque, si la vejiga está llena, se puede alterar la imagen de los huesos de la pelvis. Además puede resultar incómodo durante la exploración, la que puede tardar hasta una hora en realizarse.
  8. Se le pedirá que permanezca acostado y quieto en una mesa de exploración acolchada. Cualquier movimiento puede afectar la calidad de la exploración.
  9. El escáner se moverá lentamente sobre y alrededor de usted varias veces para ir detectando los rayos gamma que libera el trazador en el tejido óseo.
  10. Es posible que le hagan cambiar de posición durante la exploración con el fin de obtener ciertas vistas de los huesos.
  11. Después de que se haya completado el procedimiento, se quitará la línea intravenosa (IV).

Si bien el procedimiento de gammagrafía ósea en sí mismo no produce dolor, tener que permanecer quieto durante el procedimiento puede ser molesto, especialmente si se lesionó o le hicieron una cirugía hace poco tiempo. El tecnólogo empleará todas las medidas posibles para que usted esté cómodo y para finalizar el procedimiento cuanto antes para minimizar cualquier incomodidad o dolor.

¿Qué sucede después de una gammagrafía ósea?

Muévase lentamente cuando se levante de la mesa de exploración para evitar marearse.

Se le indicará beber abundantes líquidos y vaciar su vejiga con frecuencia durante las 24 a 48 horas posteriores al examen para ayudar a eliminar el trazador que quede en su cuerpo.

Se controlará el lugar de la línea IV para detectar signos de enrojecimiento o hinchazón. Si siente dolor u observa enrojecimiento y/o hinchazón en el lugar de la línea IV después de volver a su casa, debe informar a su proveedor de atención médica, ya que esto podría ser un singo de infección u otro tipo de reacción.

Usted no debe realizarse ningún otro procedimiento que use radionúclidos durante las siguientes 24 a 48 horas después de su gammagrafía ósea.

Puede volver a su dieta y actividades normales, a menos que su proveedor de atención médica le diga otra cosa.

Su proveedor de atención médica puede darle otras instrucciones después del procedimiento, según su situación en particular.

Próximos pasos

Antes de aceptar hacerse la prueba o el procedimiento, confirme si sabe lo siguiente:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento.
  • La razón por la que le harán la prueba o el procedimiento.
  • Qué resultados esperar y qué significan.
  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o el procedimiento.
  • Cuáles son los posibles efectos secundarios o las posibles complicaciones.
  • Cuándo y dónde se hará la prueba o el procedimiento.
  • Quién le hará la prueba o el procedimiento y qué títulos o diplomas tiene esa persona.
  • Qué sucedería si no se hace la prueba o el procedimiento.
  • Si hay alguna prueba o procedimiento alternativos que podría considerar.
  • Cuándo y cómo recibirá los resultados.
  • A quién llamar después de la prueba o el procedimiento si tiene preguntas o problemas.
  • Cuánto tendrá que pagar por la prueba o el procedimiento.