Our Health Library

Magnetic Resonance Imaging (MRI) of the Bones, Joints, and Soft Tissues

What is magnetic resonance imaging (MRI)?

Magnetic resonance imaging (MRI) uses a large magnet, radiofrequencies, and a computer to produce detailed pictures of organs and structures within the body. It is used to diagnose medical problems.

The MRI machine is a large, tube-shaped machine that creates a strong magnetic field around the person being examined. Some look like narrow tunnels, while others are more open. This magnetic field, along with a radiofrequency, briefly redirects the hydrogen atoms' natural alignment in the body. Computers are then used to form two-dimensional (2D) images of a body structure or organ based on the activity of the hydrogen atoms. Cross-sectional views can be done to show more details. MRI does not use ionizing radiation, like X-rays or computed tomography (CT scans). 

Why might I need an MRI?

An MRI may be used to examine bones, joints, and soft tissues such as cartilage, muscles, and tendons for things like:

  • Injuries, such as fractures, tendon, ligament or cartilage tears
  • Structural abnormalities due to aging
  • Infection
  • Tumors
  • Inflammatory disease
  • Congenital abnormalities (those you’re born with)
  • Osteonecrosis (bone cell death caused by a poor blood supply to the area)
  • Bone marrow disease
  • Degenerative joint problems, like arthritis
  • Herniation or degeneration of discs of the spinal cord
  • Assessment after surgical procedures

There may be other reasons for your healthcare provider to recommend an MRI of the bones, joints, or soft tissue.

What are the risks of an MRI?

There is no risk of exposure to radiation during an MRI procedure.

Due to the use of the strong magnet, MRI can’t be used for people with the following:

  • Implanted pacemakers
  • Some older intracranial aneurysm clips
  • Cochlear implants
  • Certain prosthetic devices
  • Implanted medicine infusion pumps
  • Neurostimulators
  • Bone-growth stimulators
  • Certain intrauterine contraceptive devices (IUDs)
  • Any other type of iron-based metal implants
  • Internal metallic objects in certain areas, such as bullets or shrapnel, surgical clips, pins, plates, screws, metal sutures, or wire mesh

If you are pregnant or think you may be, tell your healthcare provider. In general, there is no known risk of MRI in pregnancy. However, particularly in the first trimester, MRI should only be used to address very important problems or suspected abnormalities.

If contrast dye is used, there is a risk for allergic reaction to the dye. If you are allergic to or sensitive to medicines, contrast dye, or iodine, tell your healthcare providers.

MRI contrast may have an effect on other conditions such as allergies, asthma, anemia, low blood pressure, kidney disease, and sickle cell disease.

Nephrogenic systemic fibrosis (NSF) is a very rare but serious complication of MRI contrast use in people with kidney disease or kidney failure. If you have a history of kidney disease, kidney failure, kidney transplant, liver disease, or are on dialysis, be sure to tell the MRI technologist or radiologist before getting the contrast.

There may be other risks depending on your specific medical condition. Be sure to discuss any concerns with your healthcare provider before the procedure.

How do I get ready for an MRI?

Your healthcare provider will explain the procedure to you and give you a chance to ask any questions.

If your MRI involves the use of contrast dye, you will be asked to sign a consent form that gives permission to do the procedure. Read the form carefully and ask questions if anything is not clear.

Generally, there is no special restriction on diet or activity before an MRI.

Before the MRI, it is extremely important that you inform the technologist if any of the following apply to you:

  • You are claustrophobic and think that you will be unable to lie still inside the scanning machine, in which case you may be given a sedative
  • You have a pacemaker or have had heart valves replaced
  • You have any type of implanted pump, such as an insulin pump
  • You have metal plates, pins, metal implants, surgical staples, or aneurysm clips
  • You have any metallic fragments anywhere in the body
  • You have permanent eyeliner or tattoos
  • You are pregnant or think you may be pregnant
  • You ever had a bullet wound
  • You have ever worked with metal (for example, a metal grinder or welder)
  • You have any body piercings
  • You have an intrauterine device (IUD)
  • You are wearing a medicine patch

There is a possibility that you may get a sedative before the procedure, so you should plan to have someone drive you home afterward.

Based on your medical condition, your healthcare provider may request other specific preparation.

What happens during an MRI?

MRI may be done on an outpatient basis or as part of your stay in a hospital. Procedures may vary depending on your condition and your healthcare provider’s practices.

Generally, MRI of the bones, joints, or soft tissue follows this process:

  1. You will be asked to remove any clothing, jewelry, eyeglasses, hearing aids, hairpins, removable dental work, or other objects that may get in the way of the procedure.
  2. If you are asked to remove clothing, you will be given a gown to wear.
  3. If you are to have an MRI with contrast, an intravenous (IV) line will be started in your hand or arm for injection of the contrast dye.
  4. You will lie on a narrow table that slides into the large circular opening of the scanning machine. Pillows and straps may be used to help prevent movement during the scan.
  5. The technologist will be in another room where the scanner controls are located. However, you will be in constant sight of the technologist through a window. Speakers inside the scanner allow the technologist to talk to you and hear you. You will have a call button so that you can let the technologist know if you have any problems during the scan. The technologist will be watching you at all times and will be in constant communication.
  6. A loop of conducting material called a surface coil may be placed over the area to be examined if it is a relatively small area, such as a joint.
  7. You will be given earplugs or a headset to wear to help block out the noise from the scanner. Some headsets may provide music for you to listen to. During the scanning process, you will hear clicking and thumping noises as the magnetic field is created and pulses of radio waves are sent from the scanner.
  8. It will be important for you to stay very still during the exam. Any movement could cause distortion and affect the quality of the scan.
  9. At certain times, you may be told to hold your breath, or to not breathe for a few seconds, depending on the body part being examined. You will then be told when you can breathe. You should not have to hold your breath for longer than a few seconds.
  10. If contrast dye is used, you may feel some effects when the dye is injected into the IV line. These effects include a warm flushing sensation or a feeling of coldness, a salty or metallic taste in the mouth, a brief headache, itching, or nausea. These effects usually only last for a few moments.
  11. Be sure you tell the technologist right away if you have any breathing difficulties, sweating, numbness, or heart palpitations.
  12. Once the scan is done, the table will slide out of the scanner and you will be helped off the table.
  13. If an IV line was put in, it will be removed.

While the MRI procedure itself causes no pain, having to lie still for the length of the procedure might cause some discomfort or pain, particularly if you’ve recently been injured or had surgery. The technologist will use all possible comfort measures and complete the procedure as quickly as possible to minimize any discomfort or pain.

On occasion, some people with metal fillings in their teeth may experience some slight tingling of the teeth during the procedure.

What happens after an MRI?

Move slowly when getting up from the scanner table to avoid any dizziness or lightheadedness from lying flat for the length of the procedure.

If any sedatives were used for the procedure, you may need to rest until the sedatives have worn off. You will also need someone to drive you home.

If contrast dye is used, you may be monitored for a period for any side effects or reactions to the contrast dye, such as itching, swelling, rash, or trouble breathing.

If you notice any pain, redness, or swelling at the IV site after you go home, tell your healthcare provider as this could be a sign of infection or other type of reaction.

Otherwise, there is no special type of care required after a MRI scan of the bones, joints, and soft tissues. You may go back to your usual diet and activities, unless your healthcare provider tells you differently.

Your healthcare provider may give you other instructions after the procedure, depending on your particular situation.

Next steps

Before you agree to the test or the procedure make sure you know:

  • The name of the test or procedure
  • The reason you are having the test or procedure
  • What results to expect and what they mean
  • The risks and benefits of the test or procedure
  • What the possible side effects or complications are
  • When and where you are to have the test or procedure
  • Who will do the test or procedure and what that person’s qualifications are
  • What would happen if you did not have the test or procedure
  • Any alternative tests or procedures to think about
  • When and how will you get the results
  • Who to call after the test or procedure if you have questions or problems
  • How much will you have to pay for the test or procedure

 

Magnetic Resonance Imaging (MRI) of the Bones, Joints, and Soft Tissues

¿Qué es una resonancia magnética?

Una resonancia magnética (RNM) es un procedimiento que utiliza imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo. Se usa para diagnosticar problemas médicos.

Un resonador (la máquina en que se hacen las resonancias magnéticas) es una máquina grande en forma de tubo. Se usa para crear un campo magnético fuerte alrededor de la persona que se está examinando. Algunos se ven como túneles estrechos, mientras que otros son más abiertos. Este campo magnético, junto con una radiofrecuencia, redirige brevemente la alineación natural de los átomos de hidrógeno del cuerpo. Luego se usan computadoras para formar imágenes bidimensionales (2D) de un órgano o estructura del cuerpo según la actividad de los átomos de hidrógeno. Pueden hacerse vistas de cortes transversales para ver más detalles. En las resonancias magnéticas no se usa radiación ionizante, como en las radiografías o las tomografías computarizadas (TC). 

¿Por qué podría necesitar una resonancia magnética?

Una resonancia magnética puede utilizarse para examinar los huesos, las articulaciones y los tejidos blandos, tales como cartílago, músculos y tendones para ver si tienen cosas como las siguientes:

  • Lesiones, como fracturas, o desgarros de tendones/ligamentos o cartílago
  • Anomalías estructurales debido a la edad
  • Infección
  • Tumores
  • Enfermedad inflamatoria
  • Anomalías congénitas (esas que usted tiene desde que nace)
  • Osteonecrosis (muerte de las células óseas por un mal suministro de sangre hacia esa zona)
  • Enfermedad de la médula ósea
  • Problemas articulares degenerativos, como la artritis
  • Hernia o degeneración de los discos de la columna vertebral
  • Evaluación después de procedimientos quirúrgicos

Su proveedor de atención médica puede recomendarle una resonancia magnética de los huesos, articulaciones o tejidos blandos por otros motivos.

¿Cuáles son los riesgos de una resonancia magnética?

No hay riesgo de exponerse a radiación durante un procedimiento de resonancia magnética.

Debido a que la resonancia magnética emplea imanes fuertes, esta prueba no puede usarse en personas que tengan lo siguiente:

  • Marcapasos implantados
  • Algunos de los clips intracraneanos para aneurismas que se usaban antes
  • Implantes cocleares
  • Ciertos dispositivos protésicos
  • Bombas de infusión de medicamentos implantadas
  • Neuroestimuladores
  • Estimuladores de crecimiento óseo
  • Ciertos dispositivos anticonceptivos intrauterinos (DIU)
  • Cualquier otro tipo de implantes metálicos con hierro
  • Objetos metálicos internos en ciertas zonas, como balas o perdigones, elementos quirúrgicos (como clips, clavos, placas, tornillos, suturas o mallas metálicas)

Si está embarazada o cree que podría estarlo, informe a su proveedor de atención médica. En líneas generales, no se conoce ningún riesgo que una resonancia magnética pueda tener para el embarazo. No obstante,, en particular durante el primer trimestre, la resonancia magnética solo debería usarse para tratar posibles anomalías o problemas muy importantes.

Si se utiliza material de contraste, existe el riesgo de una reacción alérgica a dicho material. Si tiene alergia o sensibilidad a algún medicamento, tintura de contraste o yodo, dígale a sus proveedores de atención médica.

El contraste usado para la RNM puede ser perjudicial para otras afecciones, tales como alergias, asma, anemia, presión arterial baja, enfermedad renal y enfermedad de las células falciformes.

La fibrosis sistémica nefrogénica (FSN) es una complicación rara pero muy grave que puede causar el contraste utilizado para una resonancia magnética cuando se usa en personas con enfermedad renal o insuficiencia renal. Si tiene antecedentes de enfermedad renal, insuficiencia renal, trasplante de riñón, enfermedad del hígado o le están haciendo diálisis, asegúrese de decirle esto al tecnólogo o radiólogo que le hará la resonancia magnética antes de que le administre el material de contraste.

Es posible que existan otros riesgos según su afección específica. Recuerde hablar con su proveedor de atención médica sobre cualquier preocupación que tenga antes del procedimiento.

¿Cómo me preparo para una resonancia magnética?

Su proveedor de atención médica le explicará el procedimiento y le dará la oportunidad de hacer todas las preguntas que usted tenga.

Si su resonancia magnética implica el uso de material de contraste, le pedirán que firme un formulario de consentimiento que le da permiso al proveedor para realizar el procedimiento. Lea el formulario atentamente y haga las preguntas que necesite si algo no está claro.

Por lo general, no hay ninguna restricción especial en cuanto a la dieta o las actividades antes de una resonancia magnética.

Antes de una resonancia magnética, es sumamente importante que informe al tecnólogo si alguna de las siguientes condiciones se aplican a su caso:

  • Tiene claustrofobia y cree que no podrá quedarse quieto dentro del resonador. En ese caso, le darán un sedante.
  • Tiene un marcapasos o le han cambiado alguna de las válvulas del corazón.
  • Tiene algún tipo de bomba implantada, como una bomba de insulina.
  • Tiene placas o pernos metálicos, implantes metálicos, grapas quirúrgicas o clips para aneurismas.
  • Tiene fragmentos metálicos en algún lugar del cuerpo.
  • Tiene tatuajes o maquillaje permanente de los ojos.
  • Está embarazada o piensa que pueda estarlo.
  • Alguna vez tuvo herida de bala.
  • Alguna vez trabajó con metales (por ejemplo, fue soldador o rectificador de metales).
  • Tiene algún piercing en el cuerpo.
  • Tiene un dispositivo intrauterino (DIU).
  • Usa un parche con medicamento.

Es posible que le den un sedante antes del procedimiento, así que debería planificar que alguien lo lleve a casa después.

Según su estado médico, es posible que su proveedor de atención médica le pida alguna otra preparación específica.

¿Qué sucede durante una resonancia magnética?

Una resonancia magnética se puede hacer en forma ambulatoria o durante su internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar según su afección y la forma de trabajo de su proveedor de atención médica.

Por lo general, una resonancia magnética de los huesos, articulaciones y tejidos blandos sigue este proceso:

  1. Le pedirán que se quite toda prenda, alhajas, anteojos, audífonos, horquillas del cabello, aparatos dentales extraíbles u otros objetos que pudiesen interferir durante el procedimiento.
  2. Si le piden que se quite la ropa, le entregarán una bata para que se ponga.
  3. Si le harán una resonancia magnética con contraste, le pondrán una línea intravenosa (IV) en la mano o en el brazo para introducir el material de contraste.
  4. Se acostará en una mesa estrecha que se desliza en una abertura grande y circular del resonador (escáner). Se podrían utilizar almohadas y correas para evitar que se mueva durante el procedimiento.
  5. El tecnólogo estará en otro cuarto donde están situados los controles del escáner. Sin embargo, usted estará constantemente a la vista del tecnólogo a través de una ventana. Los parlantes localizados dentro del escáner permiten que el tecnólogo se comunique con usted y lo escuche. Usted tendrá un botón para llamar al tecnólogo por si tiene problemas durante el procedimiento. El tecnólogo estará vigilándolo en todo momento y estará en constante comunicación.
  6. Pueden colocarle un bucle de material conductor llamado bobina superficial sobre la zona que van a examinarle si se trata de una zona relativamente pequeña, como una articulación.
  7. Le darán tapones auditivos o auriculares para ayudar a bloquear el ruido que hace el escáner. Algunos auriculares pueden permitirle escuchar música. Durante el proceso de exploración, oirá ruidos y chasquidos mientras el escáner crea el campo magnético y envía pulsos de ondas de radio.
  8. Es importante que se quede muy quieto durante el examen. Cualquier movimiento podría causar una distorsión y afectar la calidad de la exploración.
  9. En algunos momentos, puede que le pidan contener la respiración (o no respirar por unos segundos), según la parte del cuerpo que le están examinando. Luego, le dirán cuándo puede respirar. No tendrá que contener la respiración por más que unos pocos segundos.
  10. Si se utiliza material de contraste, puede sentir algunos efectos cuando se inyecta el contraste en la vía IV. Estos efectos incluyen sensación de una ola de calor o de frío, gusto salado o metálico en la boca, dolor de cabeza breve, picazón o náuseas. Por lo general, estos efectos solo duran algunos instantes.
  11. Avísele al tecnólogo de inmediato si tiene dificultades para respirar, sudoración, entumecimiento o palpitaciones.
  12. Una vez realizada la exploración, la mesa saldrá del escáner y lo ayudarán a ponerse de pie.
  13. Si le habían colocado una línea intravenosa, se la quitarán.

Si bien el procedimiento de resonancia magnética en sí mismo no produce dolor, tener que permanecer quieto durante el procedimiento puede causar alguna molestia o dolor, especialmente si recientemente tuvo una lesión o una cirugía. El tecnólogo utilizará todas las medidas posibles para que se sienta cómodo y realizará el procedimiento lo más rápido posible para minimizar cualquier molestia o dolor que tenga.

En algunos casos, la gente que tiene rellenos de metal en los dientes puede sentir un leve cosquilleo en los dientes durante el procedimiento.

¿Qué sucede después de una resonancia magnética?

Muévase lentamente cuando se levante de la mesa de exploración para evitar marearse por haber estado acostado durante todo el procedimiento.

Si le dieron algún sedante para el procedimiento, puede que necesite descansar hasta que el efecto del sedante desaparezca. También necesitará que alguien lo lleve de regreso a casa.

Si se utilizó material de contraste, es posible que lo vigilen durante un tiempo para detectar posibles efectos secundarios o reacciones al material de contraste, como picazón, hinchazón, erupción cutánea o dificultad para respirar.

Si siente dolor u observa enrojecimiento o hinchazón en el lugar de la vía IV después de volver a su casa, debe informar a su proveedor de atención médica, ya que esto podría ser un signo de infección u otro tipo de reacción.

De lo contrario, no se requiere ningún tipo de cuidado especial después de una resonancia magnética de los huesos, las articulaciones y los tejidos blandos. Puede reanudar su dieta y actividades normales, a menos que su proveedor de atención médica le indique otra cosa.

Su proveedor de atención médica puede darle otras instrucciones después del procedimiento, según su situación en particular.

Próximos pasos

Antes de aceptar hacerse la prueba o el procedimiento, confirme si sabe lo siguiente:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento.
  • La razón por la que le harán la prueba o el procedimiento.
  • Qué resultados esperar y lo que significan.
  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o el procedimiento.
  • Cuáles son los posibles efectos secundarios o complicaciones.
  • Cuándo y dónde se hará la prueba o el procedimiento.
  • Quién le hará la prueba o el procedimiento y qué títulos o diplomas tiene esa persona.
  • Qué sucedería si no se hace la prueba o el procedimiento.
  • Si hay alguna prueba o procedimiento alternativos que podría considerar.
  • Cuándo y cómo recibirá los resultados.
  • A quién debe llamar después de la prueba o procedimiento si tiene alguna pregunta o problema.
  • Cuánto tendrá que pagar por la prueba o el procedimiento.