Our Health Library

Radiation Therapy and Cancer Treatment

Radiation therapy (also called radiotherapy, therapeutic radiology or radiation oncology) uses X-rays, gamma rays, and charged particles to fight cancer. Like surgery, radiation therapy can be used in several ways depending on the type and location of the cancer. Certain levels of radiation work to kill cancer cells or prevent cells from growing or reproducing. This treatment may provide a cure for cancer, help control the disease, or help relieve its symptoms. Most radiation treatments are delivered from a machine outside the body and won't make you radioactive. Less often, a source of radiation may be put into your body for a short time. Talk with your healthcare provider about any safety measures you should take when getting radiation therapy.

What are the different types of radiation therapy?

Radiation therapy is given through different methods. The method will depend on the type of cancer, the location of the cancer, and your health. Sometimes radiation therapy is used with other treatments. Different types of radiation therapy include:

  • External radiation (external beam therapy). The treatment is given with a large machine that points the radiation beams directly at the tumor. The beams are often aimed at the tumor from many different angles. A radiation therapist controls the machine. Since radiation can also affect nearby normal cells, special shields may be made to protect the tissue surrounding the treatment area. Often, more than 1 treatment is given. Radiation treatments are painless and usually last a few minutes.

  • Internal radiation (brachytherapy, implant radiation, systemic radiation). A high dose of radiation is given inside the body. This is typically done as close to the cancer as possible. The radiation source may be swallowed, injected, implanted directly into the tumor, or put next to the tumor through a body opening (such as the rectum). Some of the radioactive implants are called seeds or capsules. Internal radiation typically involves getting a higher dose of radiation over a shorter time when compared with external radiation. Some sources of internal radiation stay in the body for a short time (temporarily). Others stay in the body forever (permanently), but they lose their radiation energy over time. 

In some cases, both internal and external radiation therapies are used.

New delivery methods for radiation therapy are under investigation.

Before you get radiation therapy

Radiation should be aimed as precisely at the tumor as possible. This is important for treating the tumor. It’s also important for preventing nearby normal tissues from getting too much radiation, which could lead to side effects. Although each hospital may have certain protocols, radiation therapy usually begins with these procedures:

  • Simulation process. After a physical exam and a review of your medical history, your treatment team maps out the position you will be in for each treatment and the exact place on your body (the treatment field or port) where the radiation will be given. Sometimes, the area on your body that requires treatment will be marked to make sure radiation is given properly. The treatment team may also make molds, headrests, or other devices that help to position you during your treatment. Imaging studies, such as CT scans, MRI scans, or PET scans, may also be performed during the simulation process to help plan how to direct the radiation during your treatments.

  • Treatment plan. Once the simulation process is completed, a doctor called a radiation oncologist will determine your treatment plan. This will include the type of machine to use, the amount (dose) of radiation that is needed, and the number of treatments you will be given.

Radioterapia y tratamiento del cáncer

La radioterapia (también llamada radiología terapéutica u oncología de radiación) usa rayos X, rayos gamma y las partículas cargadas para combatir el cáncer. Como la cirugía, la radioterapia puede utilizarse de varias maneras dependiendo del tipo y localización del cáncer. Ciertos niveles de radiación actúan destruyendo las células cancerosas o evitando que las células crezcan y se reproduzcan. Este tratamiento puede proporcionar una cura para el cáncer, ayudar a controlar la enfermedad o ayudar a aliviar sus síntomas. La mayoría de los tratamientos de radiación son realizados desde una máquina fuera del cuerpo y no lo harán radiactivo. Con menos frecuencia, puede colocarse una fuente de radiación en su cuerpo durante un corto tiempo. Hable con su proveedor de atención médica acerca de las precauciones que debe tomar al recibir la radioterapia.

¿Cuáles son los distintos tipos de radioterapia?

La radioterapia se administra a través de diferentes métodos, dependiendo del tipo de cáncer, la localización del cáncer, y su salud. A veces, la terapia de radiación se utiliza en combinación con otros tratamientos. Los siguientes son algunos de los diferentes tipos de radioterapia y una breve explicación de sus objetivos:

  • Radioterapia externa (terapia con rayos externos). Con la radiación externa, la radiación se administra por una máquina grande que envía las ondas energéticas directamente al tumor. El radioterapeuta controla la máquina. Dado que la radiación se utiliza para matar las células cancerígenas, es necesario utilizar escudos especiales para proteger los tejidos de las áreas que rodean la zona a tratar. Los tratamientos de radiación son indoloros y suelen durar pocos minutos.

  • La radiación interna (braquiterapia, radiación por implantes, la radiación sistémica). Con la radiación interna, una alta dosis de radiación se administra dentro del cuerpo lo más cerca posible del cáncer. El tratamiento de radiación se puede ingerir, inyectar o implantar directamente dentro del tumor. Algunos de los implantes radioactivos se denominan semillas o cápsulas. La radiación interna consiste en administrar una dosis más elevada de radiación en un período de tiempo más corto en comparación con la radiación externa. Algunos tratamientos radiantes internos permanecen en el cuerpo temporalmente; otros tratamientos internos permanecen en el cuerpo en forma permanente, aunque la sustancia radioactiva pierde su energía de radiación a través del tiempo.

En algunos casos, se utilizan ambas terapias de radiación internas y externas.

Nuevos métodos de aplicación de radioterapia son objeto de investigación.

Antes de recibir radioterapia

Es importante que la terapia de radiación sea dirigida al tumor de la manera más precisa posible, tanto para tratar el tumor como para preservar los tejidos cercanos de recibir mucha radiación, lo que podría producir efectos secundarios. Aunque cada hospital puede tener protocolos específicos, por lo general la radioterapia comienza con estos procedimientos:

  • Proceso de simulación. Después del examen físico y la revisión de su historial médico, su equipo de tratamiento determina la posición en la que debe estar en cada tratamiento y la ubicación exacta en su cuerpo (lo que se conoce como campo de tratamiento o puerto) a la que se va a dirigir la radiación. Algunas veces, el área de su cuerpo que requiere tratamiento será marcado para asegurar que la radiación se administre adecuadamente.  El equipo de tratamiento también puede hacer moldes, apoyacabezas u otros dispositivos que ayuden a posicionarlo durante el tratamiento. Los estudios de imágenes, como las tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas, o las tomografías por emisión de positrones (PET), también pueden hacerse durante el proceso de siimulación para ayudar a planear cómo dirigir al radiación durante el tratamiento.

  • Plan de tratamiento. Una vez que se haya completado el proceso de simulación, un proveedor de atención médica, denominado oncólogo de radiación, determinará su plan de tratamiento, incluyendo el tipo de máquina que se va a usar, la cantidad (dosis) de radiación que se necesita, y el número de tratamientos que se van a administrar.